A23

Italia, el país de la “Roma Eterna”, de las góndolas venecianas, de la pasta y de la pizza. Y esta última, quizás su plato más internacional, ha sido la protagonista de una reportaje publicado en el Corriere de La Sera, en el que se explica cuáles son los errores que más se cometen a la hora de comerla.

Nos hemos hecho eco de él y te explicamos qué es lo que más les molesta a los italianos, para que lo tengas en cuenta en tu próximo viaje.

No hacerlo con educación

Il Galeteo, el código italiano de los buenos modales –que se sigue a rajatabla en muchos hogares del país–, no le importa si tú consideras la pizza como una comida formal o informal. En Italia, comerla es algo formal, por eso pocas veces veras a un italiano hacerlo sin educación.

Personalizar (demasiado) el pedido

Pedir demasiado extras, volver loco al pizzero, cambiar los ingredientes de una pizza ya diseñada… Son algunas de las cosas que no gustan a los cocineros italianos, porque la fantasía del chef se refleja en sus creaciones y él lo puede interpretar como una falta de confianza en su receta.

Elegir siempre lo mismo

Los italianos valoran las creaciones de sus pizzeros del mismo modo que nosotros valoramos las de nuestros chefs con estrellas Michelin. Por eso, para ellos, el ir a una pizzería y pedir siempre lo mismo es considerado casi como una falta de respeto hacia el cocinero. “El menú es extenso. Además, si no sabemos qué eligir siempre podemos probar la pizza del día”, explican.

No esperar a que todos se hayan servido

No, como sucede en cualquier otro restaurante, las pizzas que hemos pedido no tiene porque salir del horno todas al mismo tiempo. Si así ocurre, hay quien suele hincar el diente a la suya antes de que lleguen a la mesa las de los demás. Algo que tampoco gusta a los italianos. Basta con hacer una sencilla pregunta al resto de acompañantes para saber si les parece bien que empecemos a comer antes de tiempo.

Mirar fijamente la pizza de los demás

Puede que una vez aparezcan en la mesa, nos guste más la pizza del vecino que la nuestra. Puede que tenga mejor pinta y que nos haga salivar, pero eso no es una razón de peso para acabar mirando fijamente la pizza que se está comiendo otro. Algo que también molesta en Italia y que se puede mejorar con un poco de concentración.

¿Cerveza o vino?

En Italia hay un refrán que dice “pizza e birra in compagnia” (Pizza y cerveza en compañía, traducido al español), que refleja muy bien cuál es la bebida elegida por el pueblo para acompañar su plato nacional. Aunque claro, si no bebemos, ningún italiano podrá juzgarnos en nuestra elección.

Si no es ‘pizza al taglio’, se come con cuchillo y tenedor

Y es que, por mucho que aquí nos parezca que la pizza es una comida informal, los restauradores que la sirven (y los propios italianos) no piensan lo mismo. Si no es ‘al taglio’, es decir, cortada en una porción, la pizza se come con cuchillo y tenedor. Nada de cortarla y llevárnosla con las manos a la boca.

Dejar un trozo de pizza en el plato

Hay quienes discuten en Italia que tampoco se deberían dejar los bordes, pero ese es otro debate. Da igual que sea por prisa, por falta de hambre, un verdadero italiano no deja rastro de pizza en su plato cuando acaba de comer.

FUENTE: http://www.lavanguardia.com/comer/tendencias/20180209/44621656802/errores-comer-pizza.html

pizza-380773__340

En Italia hacer y sentarse a comer una pizza es mucho más que una actividad cotidiana. Desde hoy es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, declarado por la Unesco. Es prácticamente una labor de orfebrería donde cada detalle cuenta. Por eso, no se ha reconocido solo el producto, sino fundamentalmente “el arte tradicional de los pizzaiuoli napolitanos”. De sus manos sale cada día el producto estrella de todo un país, entre cantos y bromas en jerga local que acaban pasando de generación en generación y giros imposibles de la masa en el aire, que “baila” rápidamente de una mano a otra del maestro pizzero para oxigenarla.

Dos ingredientes básicos como el agua y la harina y apenas cuatro o cinco añadidos (mozzarella —de dos tipos—, tomate, albahaca y aceite de oliva para la clásica Margarita) han conseguido además algo a menudo insólito en Italia: unanimidad y que todos remen en la misma dirección —en este caso para apoyar la candidatura de este plato tradicional italiano para convertirse en patrimonio intangible— cosa que ocurre poco y casi siempre cuando deporte o gastronomía están en juego. No en balde muchos presumen de que los colores de la pizza Margarita, el rojo del tomate, el verde de la albahaca y el blanco de la mozzarela, también son los de la bandera italiana.

En la madrugada del jueves, el Comité del Patrimonio Mundial del organismo cultural de la ONU, reunido en la isla surcoreana de Jeju dio por fin el visto bueno a una distinción que llevaba tiempo cocinándose, a fuego lento, desde 2009, cuando el ministerio de Agricultura, Alimentación y Silvicultura lanzó por primera vez la candidatura para que la pizza napolitana engrosara la presencia italiana en las listas de la Unesco. En el último sprint, desde el año pasado más de 2 millones de Italianos se han volcado en la recogida de firmas para apoyar el proyecto.

“¡Victoria!” exclamaba en Twitter el ministro, Maurizio Martina, para dar a conocer noticia. “Otro paso hacia la protección del patrimonio de Italia”. “El arte del pizzaiolo napolitano encierra en sí el saber hacer italiano, constituido por experiencias, gestos y, sobre todo, conocimientos tradicionales que se pasan de generación en generación. Es un reconocimiento histórico que llega después de un complejo trabajo de negociaciones que ha durado ocho años”, declaró después.

Durante este tiempo la idea de universalizar aún más si cabe el buque insignia de la gastronomía del bel paese siempre ha estado presente y los hornos han continuado a pleno rendimiento, arrojando números que hablan por sí solos: 192 millones de pizzas al mes o, lo que es lo mismo, 2.300 millones de pizzas al año que mueven 12.000 millones de euros, según los datos de la Confederación Nacional del Artesanado y la Pequeña y Mediana Empresa.

También sirven los números para ilustrar el afecto del italiano por este plato. Según las estadísticas, cada uno come 7,6 kilos al año, unas 38 pizzas, mientras que en España se consumen unos 4,3 kilos por persona; en Francia y Alemania , 4,2. Lejos de las fronteras italianas, la cultura de la pizza también ha calado fuerte. En Canadá, el consumo medio asciende a los 7,5 kilos al año y Estados Unidos lidera el ranking de los amantes de esta receta; allí cada habitante come una media de 13 kilos de pizza al año.

Se desconoce dónde y cuando nació exactamente la fórmula, que parece ser milenaria, pero la tradición de comenzar a aliñar el pan con diversos ingredientes estaba presente en las antiguas culturas romana y etrusca. Probablemente la llegada del tomate a Europa, en los siglos XVI -XVII cambió la concepción y añadió un nuevo modo de cocinar.

A día de hoy ha evolucionado hasta la forma purista de prepararla en Nápoles, donde las cantidades, las temperaturas y los tiempos se miden al milímetro. Así ha llegado a convertirse en un rito con alto componente social, donde pizzeros y clientes interactúan constantemente. “En los barrios pobres de Nápoles, la tradición culinaria se ha arraigado profundamente en la vida cotidiana de la comunidad. Para muchos jóvenes profesionales, convertirse en pizzaiuolo también representa una forma de evitar la marginalidad social”, apunta la Unesco. También es una tregua para una ciudad que a menudo aparece en la prensa internacional por temas relacionados con la mafia o la criminalidad organizada. “Esto es la señal de la potencia de Nápoles a través de su arte, su cultura, sus tradiciones, sus raíces, su creatividad y su fantasía” ha subrayado el alcalde de la ciudad, Luigi de Magistris.

FUENTE: https://elpais.com/cultura/2017/12/07/actualidad/1512633985_653587.html

calzone

El calzone es una especialidad de la cocina italiana originaria de Nápoles, derivado de la pizza napolitana y de la focaccia barese.

Se elabora de forma similar a la pizza en un horno pero completamente cerrado por una masa (como una empanada).

Suele estar relleno de queso(generalmente mozzarella y ricotta), algunas variedades contienen parmesano, provolone, o un queaso local sustitutivo, carne molida o vegetales.                                                                                                     

La masa retiene los aromas durante su cocción. Se sirve caliente a veces acompañado de alguna salsa.                                                                           

Debido a la inmigración italiana hacia Argentina en los siglos XIX y XX, este plato es muy tradicional en dicho país.A continuación se explicará la elaboración de los calzones.

INGREDIENTES

-400 g harina de trigo

-20 g de levadura fresca

-6 cucharadas de aceite de oliva

-1 cucharada de sal

-800 g de tomate

-300 g mozarrella

-200 g jamón cocido

-250 g champiñones

-3 huevos

-400 g de ricota

Pimienta negra

-2 cucharaditas de orégano

-2 cucharaditas albahaca seca

-3 yemas de huevo

ELABORACIÓN

1-Poner la harina en un bowl.

2-Hacer un hoyo en el centro y desmenuzar la levadura

3-Incorporar un poco de agua templada, mezclar y dejar reposar 10 min

4-Agregar 2 cucharadas de aceite, sal y un poco de agua templada.

5-Removerlo e ir incorporando poco a poco unos 200 ml de agua templada

6- Hacer que la masa se desprenda de los bordes del bowl. La masa debe de quedar seca. Si se pega, añadir harina.

7-Dejar reposar la masa.

8-Mientras la masa reposa, hervir los tomates y luego pasarles por debajo de un chorro de agua frío.

9-Pelar los tomates y cortarlos en cuartos deshaciéndonos de las pepitas.

10-Cortar la mozzarella y el jamón en daditos, limpiar los champiñones.

11-Cortar y desechar la parte inferior del pie y rebanar en láminas finas.

12-Calentar al horno a 200ºC.

13-Batir los huevos en un bowl, y añadir tomate,jamón y queso. Mezclar todo.

14-Añadir sal, pimienta, orégano y la albahaca.

15-Untar la bandeja del horno con aceite de oliva.

16-Amasar la masa y dividirla en 4 trozos y con un rodillo extenderlo en círculos. Untarlos en un poco de aceite y echar sal.

17-Repartir el relleno en el interior de las masas, dejando un borde limpio de 2 cm, untar con un poco de yema, doble la masa por la mitad. Pellizcar los bordes para pegarlos y enrollarlos un poco hacia arriba.Untar los calzone por encima con lo que te quede de yema y ponerlos en la bandeja del horno durante 20 minutos a temperatura media.

 

15094617950014

Se pueden renunciar a muchas cosas cuando se toma la determinación de comer más saludable y evitar los productos procesados. Pero ella siempre será una tentación difícil de esquivar, y que aparece en los momentos de manta y sofá poniendo en riesgo nuestra fuerza de voluntad. Sí, es la pizza, un vicio tan poderoso como el chocolate para los golosos. Pero, ¿y si existiese una manera de comerla sin remordimientos?

Como explica la nutricionista de Mamá Campo y fundadora de ZÚA-Alimentación Saludable Vanessa Aguirre, una pizza no tiene por qué ser un atentado a la dieta. De hecho, ella asegura que es un plato que salva muchas de sus cenas (y las de sus hijos), y, además, “muy socorrido, y muy fácil de hacer”.

  • El secreto sí está en la masa. Como explica la experta, un problema habitual de las pizzas comerciales es que la masa contiene muchas calorías e ingredientes indeseables para la salud, como harinas refinadas, aditivos, grasas hidrogenadas o azúcares. “Lo ideal es hacer tu propia masa, con harina integral, levadura, agua y sal. O incluso con harina de arroz y maicena para hacerla sin gluten”. Otra opción aún más ligera que propone Aguirre es mezclar media coliflor triturada con harina de garbanzos, un huevo y queso parmesano molido, haciendo una masa baja en hidratos y muy rica en proteína.
  • El tomate importa, y mucho. No todos los tomates que venden en el supermercado son válidos si buscas hacer una pizza sana. “Lo ideal es hacer tu propia salsa de tomate casera, y si no se puede, entonces elegir una de calidad, sin aditivos, con aceite de oliva y, a poder ser, sin azúcares añadidos.
  • Busca la eficiencia del queso. Es decir, disfruta del queso no por la cantidad que haya en la pizza, sino por el sabor que aporte. “Los quesos que venden para pizzas, o los que llevan las opciones comerciales solo aportan textura, no sabor. Si pones muy poco queso, pero utilizas uno de verdad, el resultado será mucho más sabroso”, explica la nutricionista. Además, la textura se puede conseguir de otras maneras. ¿Su truco? Añadir yogur de cabra u oveja a modo de mozzarella. ¡No falla!
  • Verdura, el ingrediente estrella. No por ser una pizza debe prescindirse de ella. De hecho, en Italia la verdura aparece con frecuencia en ellas, ya que aporta sabor, nutrientes y muy pocas calorías.                                                                                Fuente: http://www.elmundo.es/yodona/fitness/2017/10/31/59f88a7eca474144398b4573.html

empanadas argentinas

Las empanadas de Argentina, generalmente tienen forma de semicírculo de no más de 20 cm de diámetro y están cerradas por un repulgo o zimba, (denominado repulgue)que presenta distintas formas que permiten identificar el sabor del relleno de la empanada.

En función de la provincia el relleno varía, al igual que ocurre en España, aunque entre las más comunes se encuentran la de pollo, carne vacuna, jamón,y queso, verdura (acelga y espinaca) con queso o salsa blanca o la de humita.

La humita es algo desconocido en nuestra gastronomía, consiste en una masa de maíz levemente aliñada y cocida en las propias hojas de una mazorca de maíz.

Las empanadas de carne suelen llevar cebolla, huevo o aceitunas.

Durante la semana santa se consumen empanadas de vigilia, rellenas de atún.

Para los más golosos, también hay empanada dulces elaboradas con dulce de membrillo, o de dulce de leche.

Entre las variedades más populares encontramos:

  • Tucumanas: son muy jugosas. El relleno es de carne vacuna, mondongo, gallina o pollo, cebolla, pimentón y huevo, con abundante comino. A veces se agregan pasas.

  • En Buenos Aires son parecidos La tucumanas aunque más grandes. Los rellenos más comunes: carne de vaca, pollo, verdura, jamón y queso.

  • Catamarqueñas y riojanas: con carne de vaca o de cabra con ajo, papas, cebolla y aceitunas.

  • Cordobesas: sin agridulces, contienen azúcar espolvoreado sobre las tapas y uvas pasas y papas en el relleno.

  • Jujeñas: en su relleno suelen contener carne de cabra o de llama, ovejas y ají molido.

  • Salteñas: suelen estar rellenadas con carne de vaca, trozos de papa, huevo duro, charque, ciboulettte.

  • Santiagueñas: rellenas con carne sancochada picada, arvejas, cebolla y queso. En la ciudad de Famaillá (Tucuman) se realiza anualmente la Fiesta Nacional de la empanada.

 

empanada de atún

En nuestra pizzería podrás disfrutar de 5 variedades de empanada: la de carne, la de atún, la de verduras, la de pollo y la de morcilla.

Ahora nos vamos a centrar en la empanada de atún.

Esta tipología de empanada en la cocina española se suele elaborar tradicionalmente con masa de hojaldre. Su origen se remonta al período medieval. El empleo de esta empanada de atún procede de la cocina sefardí (conjunto de costumbres culinarias de los judíos sefardíes, que viven o descienden de judíos procedentes de España) llegando a denominarse “tapadas de atún”. En aquella época el atún procedía de las almadrabas realizadas en el sur de la Península Ibérica.

Para poder elaborarla se necesitan los siguientes ingredientes (8-12 personas):

-2 láminas de hojaldre

-4 latas de atún de 80 g

-3 cebollas medianas

-1 pimiento rojo (de los rojos para asar)

-1 pimiento verde

-2 tomates grandes maduros

-3 dientes de ajo

-1 cucharada pequeña de pimentón (normal o dulce)

-1/2 vaso de aceite de girasol

Sal y pimienta negra molida

Para su elaboración hay que seguir los 7 pasos que se explicarán a continuación:

1-Pelar la cebolla y trocearla. Limpiar los pimientos y trocearlos. Pelar los ajos y cortarlas en rodajas. Poner el aceite en una sartén y añadir la cebolla, los pimientos, el ajo y media cuchara con sal. Dejar las verduras rehogarse a medio fuego.

2-Mientras se rehogan las verduras, pelar los tomates, quitarles las semillar y picarles muy finos. Cuando las verduras estén en su punto, se añade el pimentón, se remueve durante unos seundos y se añade el tomate. Dejar el fuego unos 5 minutos.

3-Poner el atún a escurrir y tras 5 minutos se añade al sofrito y lo removemos bien, si te gusta añade pimienta negra molida.

4-Con un colador separamos el aceite del sofrito.

5-Dejar enfriar el sofrito para luego esparcerlo sobre una de las láminas de hojaldre dejando 1 ó 2 centimetro libres por cada lado. Poner a calentar el horno a 200ºC.

6-Posteriormente, se coloca encima la otra lámina de hojaldre y se cierran los bordes apretando bien. Luego se pincela con el aceite del sofrito la superficie de la empanada y se hace un agujero en el centro de la empanada para que salga el vapor.

7-Meter en el horno a 180ºC y dejar durante 20-30 min. Luego se saca del horno y se deja enfriar.

¡Ven a nuestra pizzería y degústala!

noticia

En Estados Unidos existe el Día Nacional de la Pizza, el cual se celebra el 9 de febrero, pero en España está claro que este día es siempre, y es que a los españoles nos encanta la pizza y más un día como hoy, viernes, salimos del trabajo, sin ganas de hacer de comer y, ¿qué mejor que pedir una pizza a domicilio, poner una peli y disfrutar de una buena compañía? Está claro que es un planazo y por eso precisamente hoy puedes beneficiarte de los descuentos en comidas a domicilio de Descuentos Ideal, así tu pizza te saldrá casi gratis, ¿qué te parece?

No obstante, pedir pizza y compartirla no es una tarea precisamente sencilla, ya que entran en juego numerosos factores, entre ellos, los gustos específicos de cada uno de los comensales, algo que puede dar lugar a debates más ardientes que los que provocan los hinchas del Real Madrid y el Barça: “¿Pizza con piña? ¿Qué clase de sacrilegio es ese?”, “¿Pizza sin piña?, pero si es un manjar de los Dioses.”, ¿lo has vivido o no?

Sin embargo, el que lleve o no piña la pizza no es el único conflicto de sabor que puede producirse a causa de una pizza y así hemos navegado por la red para traerte los sabores más insospechados que habrías podido imaginar. ¿Os pondréis de acuerdo tú y tus amigos? ¡Toma nota!

1. Pizza de queso y cereales

Mezclar lo dulce y lo salado nunca es una mala opción, pero una pizza rellena de queso y con un ‘topping’ de cereales por encima, ¿eso es posible? La realidad es que sí es posible, y la puedes probar en algunas pizzerías o bien prepararla tú mismo. El queso escogido para tal ‘manjar’ es el queso azul y en lo que respecta a los cereales vale cualquier especialidad. ¿Te atreves a comerla?

2. Pizza de lechuga

No, no nos hemos equivocado, la pizza de lechuga existe y, ¿sabes qué es lo mejor?, ¡está buenísima! Se trata de una receta típica argentina que incluye no solo lechuga, sino también salmón y mayonesa. Primero se prepara la masa y se cubre con queso, orégano y tomate, como si hicieras una Margarita. Después se mezcla la lechuga, el salmón y la mayonesa, conformando así el ‘topping’ que pondremos encima de nuestra masa. ¿El resultado? Una pizza no apta para todos los paladares, pero muy original.

3. Pizza con huevo frito

Esta pizza es sin duda una oda al colesterol y al exceso de calorías, ya que con un solo trozo puedes subir de peso irremediablemente. Lo de que lleve varios huevos fritos tal cual encima de una capa de queso y tomate con bacon no nos termina de convencer, y es que la mezcla de tantos sabores y el líquido de la yema del huevo, que se suele deshacer, no la hace una de las mejores opciones.

4. Pizza con plátano

Esta variante de pizza es muy similar a la Hawaiana, por lo que sustituiremos la piña por pequeñas rodajas de plátano. Su sabor es aún más dulce que el que puedes conseguir con la pizza que lleva piña, por lo que tampoco es apto para todos los paladares. A diferencia de la Hawaiana, esta lleva cebolla, pimiento, canela y otros ingredientes que sinceramente no terminan de cuajar con un buen conjunto, pero vaya, ¡para gustos colores!

Fuente: http://www.ideal.es/sociedad/pizzas-sabores-raros-20171013110854-nt.html

hamburguesas vegetarianos

Si eres un vegetariano que consume huevos fritos y lácteos, o bien, llevas una dieta omnívora pero quieres reemplazar carnes por preparaciones apetitosas estas hamburguesas son para ti:

-Hamburguesa de calabacín y garbanzos

– Hamburguesa de coliflor y avena al curry

– Hamburguesa especiada de garbanzo y feta

– Hamburguesa de soja

– Hamburguesa de arroz con ragú de pimientos

– Hamburguesa de soja y champiñones

– Hamburguesa de hogos

– Hamburguesa de quinoa

– Hamburguesa de arroz y acelga

– Hamburguesa de aguacate y quinoa

– Hamburguesa de alubias negras, boniato y arroz integral

– Hamburguesa de champiñones y judías pintas

– Hamburguesa de tofu y zanahoria

– Hamburguesa de lentejas y arroz

– Hamburguesa de brócoli y garbanzos

– Hamburguesa de calabaza y avena

– Hamburguesa de lentejas rojas

 

¡VEN A NUESTRA PIZZERÍA y DISFRUTA DE NUESTRA AMPLIA VARIEDAD DE HAMBURGUESAS!

historia empanada

La empanada es una masa rellena con carnes, verduras o frutas cocida al horno o frita en aceite.

Su nombre deriva del castellano empanar (encerrar algo en masa o pan para cocerlo al horno).

Su origen viene de la costumbre de rellenar panes con viandas o vegetales, que los pastores llevaban para consumirlos en el campo.

Con el paso del tiempo, se terminó cociendo la masa del pan junto a su relleno, para posteriormente elaborarse otras masas para cubrir el relleno. Esta preparación di lugar a platos como los calzone italianos, las empanadas gallegas y los cornise pasties británicos.

En la Edad Media, uno de los fines más importantes de estas preparaciones era conservar la carne, ya que su cocción dentro de una masa consistente conseguía protegerla varios días, mientras que cuando se pretendían consumir al momento se horneaban en pastas más finas.

En aquella época en España las empanadas se elaboraban con masa de harina de trigo o centeno. Se rellenaban con carne de caza o con pescado.

Las empanadas iberoamericanas derivan de esas empanadas europeas y de las de Medio Oriente, que tras su difusión por el sur de Europa llegaron a América con los conquistadores españoles.

¡Ven a nuestra pizzería y prueba una de nuestras maravillosas empanadas!¡Las tenemos de carne, atún, pollo o morcilla!

NOTICIA

La lasaña es un plato de pasta, cuyo origen es algo incierto. El término lasagna o lasaña proviene del griego lasagnum, y significa plato. Los griegos utilizaban este término para denominar a un tipo de alimento que era servido en un plato especial. Con el tiempo la lasaña fue heredada por los romanos, que cambiaron la receta y la realizaron con una especie de pasta,que se amontonaba en capas con variedad de rellenos. Tras la expansión del Imperio Romano, el plato se extendió a lo largo y ancho del continente europeo. Aunque siempre se creyó que la receta tal y como se conoce en nuestros días fue originaria del país italiano.Como ya comentamos que su origen era algo incierto, hace unos años hubo una polémica ya que británicos e italianos se peleaban por el origen de la lasaña. En nuestra Pizzería La Ola Marina elaboramos lasaña de verduras, de bonito y de carne.A continuación os explicaremos los pasos para elaborar la de carne.

Para los rellenos:

-300 gr de jamón cocido

-500 gr de mozzarella

-800 gr de carne molida

-Sal, pimienta y ajo

-Leche 200 cc

-Fécula de maíz c/n

Para la salsa:

-1 kg de cebolla

-1 pimiento

-1 cebollín

-2 zanahorias

-2 kg tomate

ELABORACIÓN

Paso 1: Primero se corta la cebolla, el pimentón, el cebollín y la zanahoria. Todo esto se coloca a rehogar en un sartén a fuego lento. Agregamos sal, pimienta y ají molido a gusto.

Paso 2: Mientras se cocina la preparación, se trituran los tomates maduros y cuando la preparación anterior se encuentra cocida se le agrega. La salsa se cocina durante aproximadamente 1 hora para evitar que la salsa salga ácida.

Paso 3: Se cocina la carne molida en otro sartén. A parte picamos el jamón y se ralla la muzarella.

Paso 4: Además colocamos una olla de agua caliente a hervir. Esta agua será utilizada para hervir las tiras de lasaña seca o bien para hervir las tiras de pasta casera, esto es opcional.

Paso 5: Hervimos la espinaca, la picamos. Preparamos una salsa bechamel, le agregamos sal, pimienta y nuez moscada. Mezclamos las dos preparaciones.

Paso 6: Con todo ya terminado preparamos una fuente para horno y la rociamos con rocío vegetal.

Paso 7: Comenzamos a colocar capas para la finalización de la lasagna. Primero colocamos salsa, luego una capa con masa de lasagna, luego la espinaca, un poco de salsa y muzzarella.

Después de colocar nuevamente la masa de lasaña agregamos la carne y el jamón cocido, colocamos salsa, muzzarella. Así repetimos el proceso hasta completar nuestra fuente. Llevamos unos 20 min al horno y lista para servir.

¡ACÉRCATE A NUESTRA PIZERÍA Y DISFRUTA DE NUESTRA DELICIOSA LASAÑA! ¡LA TENEMOS DE CARNE, VERDURAS O BONITO! ¡IMPOSIBLE ELEGIR!


Fuente: http://historiade.org/lasana/