noticia

En Estados Unidos existe el Día Nacional de la Pizza, el cual se celebra el 9 de febrero, pero en España está claro que este día es siempre, y es que a los españoles nos encanta la pizza y más un día como hoy, viernes, salimos del trabajo, sin ganas de hacer de comer y, ¿qué mejor que pedir una pizza a domicilio, poner una peli y disfrutar de una buena compañía? Está claro que es un planazo y por eso precisamente hoy puedes beneficiarte de los descuentos en comidas a domicilio de Descuentos Ideal, así tu pizza te saldrá casi gratis, ¿qué te parece?

No obstante, pedir pizza y compartirla no es una tarea precisamente sencilla, ya que entran en juego numerosos factores, entre ellos, los gustos específicos de cada uno de los comensales, algo que puede dar lugar a debates más ardientes que los que provocan los hinchas del Real Madrid y el Barça: “¿Pizza con piña? ¿Qué clase de sacrilegio es ese?”, “¿Pizza sin piña?, pero si es un manjar de los Dioses.”, ¿lo has vivido o no?

Sin embargo, el que lleve o no piña la pizza no es el único conflicto de sabor que puede producirse a causa de una pizza y así hemos navegado por la red para traerte los sabores más insospechados que habrías podido imaginar. ¿Os pondréis de acuerdo tú y tus amigos? ¡Toma nota!

1. Pizza de queso y cereales

Mezclar lo dulce y lo salado nunca es una mala opción, pero una pizza rellena de queso y con un ‘topping’ de cereales por encima, ¿eso es posible? La realidad es que sí es posible, y la puedes probar en algunas pizzerías o bien prepararla tú mismo. El queso escogido para tal ‘manjar’ es el queso azul y en lo que respecta a los cereales vale cualquier especialidad. ¿Te atreves a comerla?

2. Pizza de lechuga

No, no nos hemos equivocado, la pizza de lechuga existe y, ¿sabes qué es lo mejor?, ¡está buenísima! Se trata de una receta típica argentina que incluye no solo lechuga, sino también salmón y mayonesa. Primero se prepara la masa y se cubre con queso, orégano y tomate, como si hicieras una Margarita. Después se mezcla la lechuga, el salmón y la mayonesa, conformando así el ‘topping’ que pondremos encima de nuestra masa. ¿El resultado? Una pizza no apta para todos los paladares, pero muy original.

3. Pizza con huevo frito

Esta pizza es sin duda una oda al colesterol y al exceso de calorías, ya que con un solo trozo puedes subir de peso irremediablemente. Lo de que lleve varios huevos fritos tal cual encima de una capa de queso y tomate con bacon no nos termina de convencer, y es que la mezcla de tantos sabores y el líquido de la yema del huevo, que se suele deshacer, no la hace una de las mejores opciones.

4. Pizza con plátano

Esta variante de pizza es muy similar a la Hawaiana, por lo que sustituiremos la piña por pequeñas rodajas de plátano. Su sabor es aún más dulce que el que puedes conseguir con la pizza que lleva piña, por lo que tampoco es apto para todos los paladares. A diferencia de la Hawaiana, esta lleva cebolla, pimiento, canela y otros ingredientes que sinceramente no terminan de cuajar con un buen conjunto, pero vaya, ¡para gustos colores!

Fuente: http://www.ideal.es/sociedad/pizzas-sabores-raros-20171013110854-nt.html

hamburguesas vegetarianos

Si eres un vegetariano que consume huevos fritos y lácteos, o bien, llevas una dieta omnívora pero quieres reemplazar carnes por preparaciones apetitosas estas hamburguesas son para ti:

-Hamburguesa de calabacín y garbanzos

– Hamburguesa de coliflor y avena al curry

– Hamburguesa especiada de garbanzo y feta

– Hamburguesa de soja

– Hamburguesa de arroz con ragú de pimientos

– Hamburguesa de soja y champiñones

– Hamburguesa de hogos

– Hamburguesa de quinoa

– Hamburguesa de arroz y acelga

– Hamburguesa de aguacate y quinoa

– Hamburguesa de alubias negras, boniato y arroz integral

– Hamburguesa de champiñones y judías pintas

– Hamburguesa de tofu y zanahoria

– Hamburguesa de lentejas y arroz

– Hamburguesa de brócoli y garbanzos

– Hamburguesa de calabaza y avena

– Hamburguesa de lentejas rojas

 

¡VEN A NUESTRA PIZZERÍA y DISFRUTA DE NUESTRA AMPLIA VARIEDAD DE HAMBURGUESAS!

historia empanada

La empanada es una masa rellena con carnes, verduras o frutas cocida al horno o frita en aceite.

Su nombre deriva del castellano empanar (encerrar algo en masa o pan para cocerlo al horno).

Su origen viene de la costumbre de rellenar panes con viandas o vegetales, que los pastores llevaban para consumirlos en el campo.

Con el paso del tiempo, se terminó cociendo la masa del pan junto a su relleno, para posteriormente elaborarse otras masas para cubrir el relleno. Esta preparación di lugar a platos como los calzone italianos, las empanadas gallegas y los cornise pasties británicos.

En la Edad Media, uno de los fines más importantes de estas preparaciones era conservar la carne, ya que su cocción dentro de una masa consistente conseguía protegerla varios días, mientras que cuando se pretendían consumir al momento se horneaban en pastas más finas.

En aquella época en España las empanadas se elaboraban con masa de harina de trigo o centeno. Se rellenaban con carne de caza o con pescado.

Las empanadas iberoamericanas derivan de esas empanadas europeas y de las de Medio Oriente, que tras su difusión por el sur de Europa llegaron a América con los conquistadores españoles.

¡Ven a nuestra pizzería y prueba una de nuestras maravillosas empanadas!¡Las tenemos de carne, atún, pollo o morcilla!

NOTICIA

La lasaña es un plato de pasta, cuyo origen es algo incierto. El término lasagna o lasaña proviene del griego lasagnum, y significa plato. Los griegos utilizaban este término para denominar a un tipo de alimento que era servido en un plato especial. Con el tiempo la lasaña fue heredada por los romanos, que cambiaron la receta y la realizaron con una especie de pasta,que se amontonaba en capas con variedad de rellenos. Tras la expansión del Imperio Romano, el plato se extendió a lo largo y ancho del continente europeo. Aunque siempre se creyó que la receta tal y como se conoce en nuestros días fue originaria del país italiano.Como ya comentamos que su origen era algo incierto, hace unos años hubo una polémica ya que británicos e italianos se peleaban por el origen de la lasaña. En nuestra Pizzería La Ola Marina elaboramos lasaña de verduras, de bonito y de carne.A continuación os explicaremos los pasos para elaborar la de carne.

Para los rellenos:

-300 gr de jamón cocido

-500 gr de mozzarella

-800 gr de carne molida

-Sal, pimienta y ajo

-Leche 200 cc

-Fécula de maíz c/n

Para la salsa:

-1 kg de cebolla

-1 pimiento

-1 cebollín

-2 zanahorias

-2 kg tomate

ELABORACIÓN

Paso 1: Primero se corta la cebolla, el pimentón, el cebollín y la zanahoria. Todo esto se coloca a rehogar en un sartén a fuego lento. Agregamos sal, pimienta y ají molido a gusto.

Paso 2: Mientras se cocina la preparación, se trituran los tomates maduros y cuando la preparación anterior se encuentra cocida se le agrega. La salsa se cocina durante aproximadamente 1 hora para evitar que la salsa salga ácida.

Paso 3: Se cocina la carne molida en otro sartén. A parte picamos el jamón y se ralla la muzarella.

Paso 4: Además colocamos una olla de agua caliente a hervir. Esta agua será utilizada para hervir las tiras de lasaña seca o bien para hervir las tiras de pasta casera, esto es opcional.

Paso 5: Hervimos la espinaca, la picamos. Preparamos una salsa bechamel, le agregamos sal, pimienta y nuez moscada. Mezclamos las dos preparaciones.

Paso 6: Con todo ya terminado preparamos una fuente para horno y la rociamos con rocío vegetal.

Paso 7: Comenzamos a colocar capas para la finalización de la lasagna. Primero colocamos salsa, luego una capa con masa de lasagna, luego la espinaca, un poco de salsa y muzzarella.

Después de colocar nuevamente la masa de lasaña agregamos la carne y el jamón cocido, colocamos salsa, muzzarella. Así repetimos el proceso hasta completar nuestra fuente. Llevamos unos 20 min al horno y lista para servir.

¡ACÉRCATE A NUESTRA PIZERÍA Y DISFRUTA DE NUESTRA DELICIOSA LASAÑA! ¡LA TENEMOS DE CARNE, VERDURAS O BONITO! ¡IMPOSIBLE ELEGIR!


Fuente: http://historiade.org/lasana/

Pizzeria_Port_Alba

La primera pizzería en el mundo fue la Antica Pizzería Port’Alba de Napolés. Primero se estableció en 1738 como un soporte para los vendedores ambulantes, después Antica Pizzería Port’Alba fue abierta en 1830 en el centro de la ciudad napolitana, en la calle en Vía Port’Alba 18. Con su apertura el restaurante sustituía a los vendedores callejeros que elaboraban la pizza en hornos de leña y posteriormente lo vendían en la calle, manteniéndolo caliente en pequeñas estufas de hojalata. Esta pizzería se convirtió en un lugar de encuentro, en la que la mayoría de clientes, estudiantes o con pocos recursos. Debido a la tipología de clientes las pizzas hechas eran generalmente simples, con coberturas como aceite y ajo. Contaban con un sistema de pago que permitía a los clientes pagar hasta con 8 días de retraso. Había una broma local que decía que la comida de Antica Pizzería Port’Alba podía resultar la última comida gratis si muriera antes de pagar. En este agradable ambiente que se respiraba en la pizzería, los propios clientes componían poemas a las pizzas. Actualmente el negocio sigue en pie junto a varias librerías.

Cuando se abrió la pizzería en 1830, la pizza más popular que servían era la Mastunicola, cubierto con manteca de cerdo, queso de leche de oveja y albahaca. La albahaca y el orégano eran las hierbas más comunes, mientras que otras coberturas incluían mariscos, mozzarella del búfalo, carnes curadas, y cecinielli, pequeños pescados blancos todavía en el desarrollo.

¡En nuestra pizzería también se respira el ambiente que había en Antica Pizzería Port’Alba! ¡Ven a disfrutar de nuestra comida y de todo lo que la rodea!

noticia

El origen de la pizza como no podría ser de otra forma, viene unida a la del pan casero.

Una de las primeras representaciones de este plato tuvo lugar en la Antigua Grecia, donde ya se servían “plakuntos”, eran una especia de panes decorados con hierbas finas, ajo y cebolla.

Posteriormente, en el siglo VI a.C., en la época del Imperio Persa, sus soldados elaboraban pan plano con dátiles y queso fundido sobre la superficie.

Pero la pizza tal y como es conocida actualmente en el mundo procede o eso es lo que se piensa de Nápoles (Italia), era un plato conocido que se venía elaborando desde el siglo XVII. Este producto nació de los habitantes más humildes de Nápoles pero no con la multitud de variedades que tenemos en la actualidad.

En nuestra pizzería ofrecemos muchas de esas variedades entre ellas encontramos:  margarita, suave,tropical,paisana,4 quesos, de carne, clásica, la preferida, frankfurt, tierruca, carbonara,junior, especial de la casa, 4 estaciones, ranchera…

Todas están tan deliciosas, que no podríamos escoger una ¡Ven y escoge la tuya!

4-quesos

Una de nuestras pizzas es la de 4 quesos, catalogada como una de las más populares y exitosas a lo largo y ancho del mundo. Esta pizza está recomendada principalmente a los amantes del queso, ya que como su nombre indica contiene 4 combinaciones de esta lácteo. Dichas combinaciones pueden variar entre unos países y otros.

En nuestra pizzería optamos por la mozzarella, el queso azul, el queso emmental y el queso crema que dan a la pizza un sabor único e irrepetible debido al equilibrio entre sus aromas y sabores.

INGREDIENTES PARA UNA PIZZA MEDIANA

  • Base de la pizza (250 gr harina de fuerza, 125 ml agua caliente, 7 gr levadura, 15 ml aceite de oliva y 5 gr sal)

  • 100 gr mozzarella

  • 30 gr queso azul

  • 50 gr queso emmental

  • 30 gr queso crema

  • 300 gr tomate triturado natural

    ELABORACIÓN

    1. Preparación de la masa

    2. Mezclar todos los ingredientes y amasarlos

    3. Dejarlo reposar hasta que doble el tamaño y estirarla para dar la forma deseada

    4. Poner el tomate a reducir para incorporarlo sobre la masa

    5. Poner la mozzarella sobre el tomate y el resto de queso cortados en trozos

    6. Horneamos a 210º durante 15 min, con el horno precalentado

      ¡VEN A NUESTRA PIZZERIA Y PRUEBA ESTA PIZZA HECHA PARA LOS AMANTES DEL QUESO!

pexels-photo-262993

El Comidista continúa su serie de entradas con listas gastronómicas al margen de lo convencional. Los ‘hit parades’ se publicaran un viernes de cada mes alternando con el consultorio ‘Aló, Comidista’ y los planes para el fin de semana.

 

La pizza es un territorio casi tan abierto como el bocadillo. Sobre su humilde masa podemos poner incontables ingredientes distintos que satisfagan nuestras apetencias sin que el plato se resienta. Ahora bien, la creatividad tiene sus límites, y hay productos que a este clásico italiano le sientan como el chorizo a la merluza o las anchoas a la crema pastelera.

 

La lista de hoy recoge los mayores atropellos que se cometen contra la tradición y el buen gusto pizzero a lo largo y ancho del planeta. La mayoría nos repugnan, y unos pocos los disfrutamos con la vergüenza y la culpabilidad de quien sabe que eso no está bien, pero le gusta. Para comentar algunas de estas maravillas, hemos reclutado a dos italianos residentes en España: Anna Mayer, que imparte talleres de pizza y es autora del blog gastronómico Panepanna, y Marco Bozzer, periodista italiano especializado en gastronomía.

 

  1. Palmito

 

En esta pizza guarrindonga a más no poder hay varios ingredientes delictivos, pero sobre todos ellos destaca el palmito. ¿Qué pinta un acuoso producto tropical de bote en una pizza? Niente. ¿Te vas a sentir mejor por echar verdura en un plato con tres kilos de queso, jamón y salsa rosa? Entonces vale.

 

  1. Patatas fritas

 

Hidratos fritos sobre la pizza, qué gran idea.Marco Bozzer nos informa de que este engendro vuelve locos a los adolescentes italianos. “Muchos pizzeros napoletanos, para no verse obligados a prepararla, se queman adrede el brazo dentro el horno de leña”. “Mira que se puede hacer una pizza sencilla, rica e incluso tradicional con patatas en láminas finas, que se cuecen directamente en el horno”, añade Anna Mayer. “Con patatas fritas no lo entiendo, de verdad. Multiplicas el trabajo (las patatas habrá que freírlas) y las calorías. ¿Para qué? La única explicación posible es que el pizzero tenga acciones de Almax”.

 

  1. Espárragos blancos

 

De los autores de Pizza con palmito, llega Pizza con espárragos de bote. “Si fueran verdes, frescos, me habría llevado una sorpresa”, reconoce Anna. “¿Pero de lata, de esos blanduchos? Sólo de imaginarme la sensación de morder un trozo de pizza con eso encima me dan escalofríos”. A mí también. Marco reprime un suspiro y asegura que lerecuerdan las agujas de un reloj “que marca siempre la hora equivocada. Desde luego la zona horaria no es la de Nápoles”.

 

  1. Mayonesaza

 

O nata. O crema. O cualquier salsa empapuzante. Por si no te has enterado, la pizza y los espaguetis no son la misma cosa, aunque vengan del mismo sitio. “Me sorprende que hayas elegido ésta y no una pizza carbonara -aunque cabe la posibilidad de que le echen mayonesa a una pizza carbonara, de hecho igual le estoy dando una idea a algún genio. ¿La mayonesa antes de hornear o después? ¿Hecha a mano o de bote?”, se pregunta Anna Mayer. Mi respuesta: NUNCA y NINGUNA. Marco lave como un claro ejemplo de pizza infantil. “Sólo un niño puede pensar que con unas cucharadas de mayonesa se arregla todo”.

 

  1. Dos toneladas de queso

 

Todos estos ingredientes rarunos nos hacen mucha gracia. Pero el verdadero cáncer de las pizzas es la manía de sepultarlas en toneladas de queso fundido. Esta práctica, que en España hace furor, no sirve más que para ocultar una masa vulgar y unos ingredientes cutrillos. Marco avisa de que esta pizza, en Italia, “fue declarada ilegal en 1999 por haber matado a golpe de diarrea a un policía en una pizzería de Torre del Greco”.

 

  1. Maíz

 

La plaga del maíz de lata no sólo infecta las ensaladas; también ataca a las pizzas y las inunda de su repugnante juguillo dulzón. Anna no parece impactada por su presencia en el ejemplar que hemos elegido. “Aquí hay tacos de queso, salchichas, chorizo de color dudoso y palmito. ¿Y me preguntas por el maíz?”. Marco cree que esta es una “pizza exótica donde las haya, aunque faltan ciruelas y leche de coco para batir el récord de la pizza con los ingredientes más absurdos”.

 

  1. Almejas

 

Los moluscos limpios podrían tener un pase en una pizza marinera. ¿Pero con su concha? ¿Qué pretenden la personas que hacen esto? ¿Llevar al hospital al abuelo después de que se atragante con una? ¿Obligar a los comensales a llenarse los dedos de queso y de grasa al intentar quitarlas? Marco creeque el pizzero pensó: ‘pizza y almejas son dos must de la cocina napolítana. Los junto y a ver qué pasa’. Si lo hubiera hecho en Nápoles lo encerrarían un par de años en una habitación obligandole a escuchar todas las versiones de la canción O Sole mio a todo volumen”.”A mí la pizza con pescado no me hace mucho tilín (las anchoas no cuentan), así que empezamos mal. Las almejas así enteras tienen que soltar un aguachirri que a la pizza le sienta como un tiro”, opina Anna.

 

  1. Salchichas enteras

 

La persona que perpetró esto debió de sentir una imperiosa necesidad de aterrorizar a sus hijos con una pizza que les acompañara en sus pesadillas por el resto de sus vidas. Se dice que Esther Cañadas, Alicia Sánchez Camacho y Carmen de Mairena se inspiraron en ella para sus arreglitos labiales. De hecho Marco afirma ver en este fistro pizzeril –que, por cierto, parece que tiene base de hojaldre, otra cosa muy ortodoxa– un retrato de la Mairenísima, y apunta: cuidado con la salchicha.

 

  1. Plátano, chocolate, nubes y dulce de leche

 

Si eres drogadicto, te has fumado 25 porros y tienes unos munchies que te comerías a tu madre untada en leche condensada, esta pizza es correcta. Si no, no. Marco no ha vuelto a dormir desde que la vio. “Esto aporta tantas vitaminas, proteinas y azucares que no hace falta comer nada más durante meses. Yo añadiría otras frutas, por aquello de la salud”.

 

  1. Calamares

 

Si no entiendes por qué el bocata de calamares suena extraño a muchas personas, piensa fuerte en esta pizza. Aunque a Marco más que calamares le parecen “gomas para el pelo de la hija adolescente del pizzero. Que, por cierto, como todas las hijas de pizzeros, sale con una promesa del fútbol local”.

 

  1. Lechuga

 

La ensalada es la ensalada. La pizza es la pizza. De estas dos incontestables verdades universales se podría deducir que convertir una cosa en la otra no es la mejor idea. Con lo sencillo que es ponérsela aparte, oiga. En cambio Marco, después de observarmucho tiempo esta obra maestra del horno de leña, ha terminado por ver en la lechuga el ingrediente perfecto de todas las falsas pizzas. “Si la echas encima, se puede ocultar toda la grasa y la fealdad de los ingredientes que están abajo”.

 

  1. Piña

 

Sin duda, el ingrediente más polémico de esta lista. El mundo se divide entre las personas a las que le gusta y las que no. Yo me encuentro en este segundo grupo, hasta el punto de haber mantenido agrias discusiones y violentos enfrentamientos con ciertas personas de mi entorno que pertenecen al primero. Veamos lo que dicen los italianos. “La pizza hawaiana (jamón + piña) es el mayor crimen contra la humanidad pizzera ya que no es sólo cosa de un pobre loco aislado, se encuentra en cualquier país (menos Italia) e incluso es considerada una pizza clásica. Cuando se cruzó en mi vida por primera vez, en Irlanda en 1992, no daba crédito. Como italiana en el extranjero ha sido una buena forma de irme curtiendo, después de eso ya las carbonaras con nata me parecían incluso aceptables”, declara Anna Mayer. Marco es más escueto pero igual de claro, y cree que “mirando atentamente la cara de los trozos de piña se puede leer claramente su expresión, como si dijeran: ‘¿Qué pinto yo aquí?'”.

 

  1. Naranja

 

Obra de un vegano con alguna clase de déficit nutricional que afecta a las neuronas, esta pizza de quinua con naranja supera con creces lo de la piña. Sólo le falta el tofu. Para Marco estapizza llega directamente de otro planeta. “No puede existir ser humano (no digo italiano, cualquier ser humano) capaz de tan vomitiva fantasía”.

 

  1. Cosas negras

 

Por si la decoración con churretones de mayonesa no era suficiente, esta pizza incorpora trozos de algo negro desconocido en la cocina tradicional italiana. Podrían ser algas. O crujientes de tinta de calamar. O restos quemados de la peluca de La Juanpe. Marco cree que son trozos de piel frita de morcilla de Burgos. “Algo que no se le había puesto antes a la pizza ni en Italia, ni en China. Creo”.

 

  1. Huevos cocidos

 

No, no y no. El huevo cocido es innecesario en una pizza. No queda bien, no sabe bien, y a la que te pasas un poco con el horno se le pone un color verdoso repulsivo. Marco cree que “esta composición, muy Mirò, se merece el mismo destino de un cuadro del pintor catalán: dejarla secar y colgarla de la pared”.

 

  1. Surimi

 

¿Qué prefieres, caerte de un sexto piso, que te atropelle un camión o comerte una pizza con surimi? Yo cualquier cosa menos lo último. “Ni siquiera es barato”, se asombra Anna Mayer, “así que la única reacción posible es: ¿por qué?”.

 

  1. Las cuatro mierdas que te quedan en la nevera

 

El colofón de esta maravillosa lista no podía ser otro que la legendaria pizza demigrante de Forocoches. Alguien, en algún momento, la preparó con una base congelada y las cuatro mierdas que tenía en la nevera, véase jamón, ketchup, queso y algo amarillo no identificado. Desde entonces, la imagen ha sido utilizada en dicha web para contestar de manera gráfica toda comida chunga posteada por otros usuarios. A Marco esta pizza le genera dudas existenciales. “¿De verdad hay alguien que llama esta cosa pizza? Debe ser la misma gente que llama música a las canciones de Phil Collins”. “El drama aquí es que las mierdas sean cuatro”, concluye Anna Mayer. “Recordad, la cocina italiana se basa en poco ingredientes bien equilibrados. Así que de mierdas, como mucho, tres”.

 

Fuente: https://elcomidista.elpais.com/elcomidista/2014/03/21/articulo/1395381600_139538.html

pizza-restaurant-dinner-lunch
  1. La pizza es el plato más comido del mundo

 

La pizza gana a la hamburguesa en la carrera por el trono del alimento más consumido del planeta. Originaria de Italia, se ha extendido con éxito por todo el mundo gracias a su relativamente fácil preparación y la comodidad de su consumo. Más de 5.000 millones de pizzas son vendidas actualmente alrededor del mundo. Si se tiene en cuenta que un 20% de los restaurantes del planeta son pizzerías, nos saldrá un promedio de 55 cajas de pizza -así se mide- vendidas por pizzería y día. Pizza Hut, solo, tiene 12.500 locales repartidos en todo el globo. A ello hay que sumar todo tipo de franquicias y locales unitarios.

  1. La pizza es el plato favorito de los norteamericanos

 

Estados Unidos es actualmente el campeón de la pizza, con 66.000 pizzerías repartidas por todo su territorio y un 94% de la población que asegura haberla probado alguna vez. Los norteamericanos tienen hasta su Pizza National Day, el 9 de febrero, una festividad instituida por el Congreso. Por otro lado, la pizza no se hizo popular con la llegada de los inmigrantes italianos a Nueva York y Chicago, como podría pensarse, sino con el regreso de las tropas después de la segunda guerra mundial desde Italia. Fue entonces cuando la demanda se disparó y la pizza se hizo ‘la novia de América’.

  1. La pizza es pre-romana

 

La pizza es pre-romana, al menos en su concepción. Se sabe que los etruscos, antepasados de los romanos, ya consumían panes planos horneados y rellenos de queso y miel. Ahora bien, para que el invento se perfeccionara y la masa cogiera cuerpo faltó el concurso de Colón, que se trajo de vuelta de América el tomate, verdadera base gustativa de la pizza napolitana que se comía en el siglo XVIII en las calles de esta ciudad y que su aristocracia se encargó de popularizar en todas las cortes de la época.

  1. La pizza y Finlandia tienen una relación complicada

 

Para empezar, el primer ministro italiano Silvio Berlusconi hizo mofa en una ocasión de la comida finlandesa, con gran escándalo de los habitantes del aquel país, que planearon su venganza. La llevaron a cabo en 2005, cuando dos pizzeros finlandeses batieron al equipo italiano en uno de los varios campeonatos mundiales de pizzeros que existen. El mayor placer de Finlandia fue ver subir a sus cocineros y observar cómo miraban por encima del hombro a sus oponentes transalpinos. También, que los pizzeros que venían del frío, decidieron llamar a su receta ganadora ‘Berlusconi’.

 

Para terminar, al parecer la pizza genera mar de fondo fiscal y economía subterránea en el país de los fiordos. La policía de Helsinki ha dictado una orden de detención a todo aquel comerciante que venda las pizzas por debajo de los seis euros, como sospechoso de evasión fiscal. La policía se apoya en un estudio que asegura que por menos de ese precio el pizzero pierde dinero y por tanto, solo puede venderlas si elude sus obligaciones con Hacienda.

 

  1. Hay solo una pizza con Denominación de Origen

 

En concreto se trata de la pizza napolitana, que bajo la denominación pizza napoletana verace artigianale ( pizza napolitana auténtica artesanal) está reconocida como producto agroalimentario tradicional italiano por la Unión Europea desde 2010.

  1. La pizza hawaiana es un invento alemán

 

Quizás sea -junto a las torres de Donald Trump y las camisetas de surfero con bolsillito para el tabaco- una de las grandes aberraciones de los ochenta: pizza con piña y jamón dulce. Algunas versiones -arráncate las pápilas gustativas- de esta pizza incluyen tocino, gambas, cerezas, pimiento verde, champiñón, cebollas y/o jalapeños. Y sin embargo, el engendro salió de una cabeza brillante y poderosa: la del cocinero alemán Clements Wilmenrod, el Karlos Arguiñano teutón que triunfó en los años sesenta con sus combinaciones.

 

Como remate, baste decir que esta variante ha tenido una enorme acogida en Australia: supone el 15% de los pedidos de pizza a domicilio. Y por si dolía poco, según el Oxford English Dictionary, ‘pizza’, viene del alemán antiguo ‘bizzi’, que significa mordisco. Es posible que la palabra la hubieran traído los lombardos en alguna de sus invasiones a inicios del primer milenio.

  1. Comer pizza previene el cáncer

 

Tal como suena, y no se trata de ningún estudio sandunguero pagado por Domino’s o Pizza Hut. Hasta el mismo The New York Times se hacía eco de la noticia, aparecida en diciembre de 1997. En aquel momento se asociaba la prevención de los cánceres de próstata, colon y recto con el licopeno del tomate, el caroteno que le da su característico color rojo. La eficacia aumenta si tomate está cocido, como ocurre en la pizza, y más si está sobre una base de aceite de oliva y/o queso, como ocurre en la pizza…

 

Para más inri, en 2012 se supo que el orégano de la pizza desprende un compuesto, llamado carvacrol, que elimina las células tumorales de la próstata. Es decir que la pizza es en sí misma un milagro. Pero, un momento: ¿no estamos hablando de ingredientes de la dieta mediterránea? En efecto.

  1. Existe una pizza tradicional india

 

Existe una pizza en India llamada Uttapam que se hace con una masa de harina de lentejas y harina de arroz cocido fermentado. El Uttapam se sirve por regla general con tomates o en una especie de salsa de cebolla; otros ingredientes suelen ser una mezcla de verduras diversas.

  1. Dos de los mejores pizzeros del mundo son españoles

 

No son pocos los concursos internacionales de toda índole relacionados con el mundo de la pizza, y en ellos compiten, o van como espectadores, verdaderos fans de este plato. Hay dos variantes en las que las manos españolas triunfan. Por un lado Jesús Marquina, ‘marquinetti’, un restaurador del Tomelloso, ha sido cinco veces campeón del mundo en la modalidad de pizzeros artesanales. Por otro, el restaurador franco-almeriense afincado en Cataluña  Fabián Martín ha sido campeón mundial de pizza acrobática, es decir haciendo acrobacias con la masa.

 

Por cierto que la primera pizzería de España la fundó en Sitges un panadero de Vilafranca del Penedés en 1966, para atender las demandas de comida italiana de los turistas suecos, alemanes y holandeses. Se llamó, y se sigue llamando, El cap de la vila y ocupa una posición privilegiada en la una de las antiguas plazas del pueblo.

  1. Sólo hay seis tipos básicos de pizza y el resto son variaciones en los ingredientes

 

Sí, sé que has leído nombres de pizza que nunca creeríamos, y que de adolescente hacías volar ingredientes más allá de la puerta de Tanhaüser, pero se trataba solo de eso: de ingredientes. Lo que define la pizza es su base: el tipo de harina de la masa con que está hecha y las proporciones de mozzarella y tomate que lleva, si es que lleva. Para saber todo sobre las pizzas te recomendamos el blog Cómemelapizza.com, del que extraemos los siguientes seis tipos de pizza, que proceden de tres de los principales consumidores mundiales de pizza:

 

Napolitana: se trata de la pizza original, que lleva vigente desde el siglo XVIII, y sus ingredientes básicos son la masa de harina levada, el tomate y la mozzarella. La masa se deja levando al menos doce horas y el amasado se realiza a mano. Es una pizza muy fina con 35 centímetros de diámetro, un borde de uno a dos centímetros de grosor y 0,4 centímetros en el centro, que no se deja en el horno a 500 grados más de un minuto.

New York Pizza Style: El disco tiene 45 centímetros de diámetro y la masa incluye agua, azúcar y aceite de oliva además de harina. Por otro lado, es muy fina para que se tenga que hornear poco y se pueda comer doblada en la calle. Además el tomate está bastante especiado con ajo, orégano y guindilla, lo que le da un sabor característico. Finalmente, no suele llevar mozzarella fresca sino baja en humedad.

Pizza a Taglio: Es quizás la variante más moderna y está pensada para cortar a tiras y comerla en la calle. Se hace en unas bandejas metálicas donde se pone masa con hidratación más alta y se deja más tiempo en el horno para que salga esponjosa. Además lleva una base amplia de queso, donde van los ingredientes.

Pizza Argentina: La pizza argentina se puede diferenciar porque es más esponjosa que la napolitana o la pizza estilo New York. Esto es debido a que lleva más levadura en su preparación con el fin de que no haga falta tener un levado (fermentación) tan lento: se trata de que solamente haya que esperar tres o cuatro horas en el levado de la masa. Otro toque característico es que llevan mucho queso, tanto que supera los bordes del disco.

Chicago Pizza Style: La pizza al estilo Chicago está pensada para que sea un plato completo, que se pueda comer de camino al trabajo o de vuelta. Por ello la masa, que incluye un poco de harina de maíz, se hornea dentro de un plato metálico profundo cubierto de aceite de oliva, de modo que deje unos bordes elevados para rellenar y un fondo tostado y sólido que aguante el peso del queso y los ingredientes. Hay que pensar que se rellena, además de con el tomate, con medio kilo de mozarella.

Sfincione: Es una pizza esponjosa, delgada -no más de un centímetro de grosor- y cuadrada típica de Sicilia. Es muy parca en ingredientes, ya que no suele llevar más que salsa de tomate, cebolla, anchoas, orégano y un poco de queso típico siciliano, pero nunca mozarella. Hay una versión neoyorkina que se conoce como ‘sicilian pizza’.

La pizza tiene una mala reputación porque muchas veces se asocia a la comida basura. Sin embargo, comer un par de trozos o comerla a determinada hora tiene beneficios para la salud. Si no quieres renunciar a la pizza, te damos los consejos para comerla de forma saludable.

La clave del tomate en las pizzas se llama iycopene, de acuerdo con el Instituto de las Ciencias de la Salud. Resulta que este componente es antioxidante y también ayuda a prevenir la enfermedades de corazón y el cáncer, en especial el de próstata, según la revista Men´s Health. Si embargo, el Instituto recomienda que, como con cualquier comida, es necesaria la moderación. Es mejor comer más a menudo y en cantidades más pequeñas que comer una pizza completa de golpe.

Además, la salsa base de la pizza es alta en vitamina C, que es muy buena para tu salud, en especial para previenir los resfriados. Y aún más, tu sistema inmunitario se verá beneficiado por el orégano, cuyo ingrediente activo es el carvacrol, que protege el hígado.

Los ingredientes que le añades a la base de la pizza no tienen por qué se malos para tu cuerpo, si los escojes bien. La clave es no poner demasiados y añadir entre estos algún tipo de verdura u hortaliza. Evita aquellos con demasiada grasa y apuesta por los más ´light´. Los más adecuados, según el portal Active Beat, son el brocolli, jamón, queso parmesano, ajo o piña.

Otro aspecto bueno de este alimento es que puede cubrir todos los alimentos que necesitas diariamente en una ración. No necesitas hacer cinco platos para reunir todas las vitaminas que debes consumir diariamente. Si incluyes fruta, verdura, carne y el grano del pan, conseguirás reunir todos los alimentos principales en un solo plato delicioso.

Algunos ingredientes que puedes añadir a la pizza son especialmente buenos para tu cerebro. Las espinacas tienen mucho fósforo y ayudan a mejorar la circulación sanguínea de tu cabeza. Según la Universidad de Darthmouth, comer platos que nos gustan nos ayuda a crear serotonina en nuestro cuerpo, lo que hace que nos sintamos mejor. Además de las espinacas, recomienda la leche, que está incluida en el queso de la base.

Comer en casa es más saludable que comer en restaurantes porque tienes más facilidad para controlar lo que estás comiendo y en qué cantidad. Pero hay comidas que son demasiado complejas como para elaborarlas por nuestra cuenta o es más costoso. La pizza no es uno de ellos. Cocinarla en tu propia casa es muy sencillo y los alimentos son muy básicos, por lo que los encuentras en cualquier supermercado.

Fuente: El economista